jueves, 29 de noviembre de 2012

Dalí y su bigote

Es que la pobre Yoko Oh, no conocía la mágica clave del surrealismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada