viernes, 14 de junio de 2013

Tiempo de hablar y callar


Hablar oportunamente, es acierto
Hablar frente al enemigo, es civismo
Hablar ante una injusticia, es valentía
Hablar para rectificar, es un deber

Callar miserias humanas, es caridad
Callar a tiempo, es prudencia
Callar de si mismo, es humildad
Callar palabras inútiles, es virtud

Hablar para defender, es compasión
Hablar ante el dolor, es consolar
Hablar para ayudar a otros, es caridad
Hablar con sinceridad, es virtud

Callar cuando acusan, es heroísmo
Callar cuando insultan, es amor
Callar las propias penas, es sacrificio
Callar en el dolor, es penitencia

Hablar de si mismo, es vanidad
Hablar restituyendo fama, es honradez
Hablar aclarando chismes, es estupidez
Hablar disipando falsedades, es de conciencia

Callar cuando hieren, es santidad
Callas para defender, es nobleza
Callar defectos ajenos, es benevolencia
Callar debiendo hablar, es cobardía

Hablar de defectos, es lastimar
Hablar debiendo callar, es necedad
Hablar por hablar. es tontería
Hablar de Dios, significa mucho amor

                CALLA  A  TIEMPO

El que mucho habla, mucho yerra
Callar a tiempo es de sabios


                                         Proverbios 10 y 19.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada