sábado, 5 de enero de 2013

Bach contra el ratón

 

No es una irreverencia decir que la música de Bach es ideal para sacarse el ratón.  Surte más bien lo contrario hablar de la gratísima experiencia que se vive al despertar al día siguiente después de una rumbosa farra y poner, por ejemplo, “El clave bien temperado”.
            Tal vez sea sugestión o realmente una terapia intrínseca y poca indagada en la música elevada de los genios, pero lo cierto es que quienes lo han recomendado tienen tiempo haciendo la prueba y los resultados no se hacen esperar, son mejores que las tradicionales tabletas solubles, efervescentes analgésicas.
            A lo mejor no es sólo la música de Bach sino también la de otros clásicos.  Habría que seguir ensayando y no es que pretendamos jugarle una trastada a los empinadores del codo a favor de los sellos disqueros y en contra de los laboratorios.  Lo que pretendemos en todo caso es no ser egoístas con una fórmula que si virtualmente tiene mucho de felino, es más suave, dulce y tierno que el gato fino de las grandes señoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada